domingo, 22 de noviembre de 2015

Ni golpes que duelan, ni palabras que hieran.

Si eres víctima, habla, pide ayuda. Tú también puedes salvarte como muchas otras víctimas que lo hicieron. Si no lo vives en primera persona, pero conoces a alguien que sí, denuncia, ayuda a esa persona, salva su vida. Cuando maltratas a alguien, dejas de ser persona.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada